El petitchef >> Pescados >> Berberechos con wasabi, apio y pepino

Berberechos con wasabi, apio y pepino

Berberechos con wasabi, apio y pepino

Tiempo de preparación: 10 minutos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 800 g de berberechos.
  • 1/2 rama de apio.
  • 1/2 pepino.
  • 1 lima.
  • 2 ramitas de cilantro fresco.
  • Wasabi en polvo o en pasta.

Si no te gusta el wasabi o no lo encuentras, sustitúyelo por unos daditos de chile jalapeño o algún picante similar.

Ver foto de ingredientes

Elaboración




PASO 1

Ponemos los berberechos en una cazuela grande con un chorrito de agua.

Tapamos la cazuela y los cocinamos hasta que se abran, algo menos de 1 minuto.

Los sacamos de sus conchas y dejamos que se enfríen.

PASO 2

Colamos el agua de los berberechos con un colador de malla fina.

Añadimos el zumo de 1 lima y un cubito de hielo para enfriarlo.

A continuación, agregamos el wasabi. Si es en polvo, algo menos de 1/4 de cucharadita, si es en pasta, solo una puntita.

Removemos enérgicamente con unas varillas hasta disolverlo completamente.

El wasabi es bastante picante y de sabor intenso, si no tienes costumbre de usarlo en tus platos, añade una pizca, remuévelo bien y pruébalo para saber si está a tu gusto o quieres añadir un poco más.

Nota: Para obtener un caldo muy limpio, lo he colado con un filtro de cafetera de nailon. Las estameñas de malla de fibras plásticas son caras y las de tela poco higiénicas, por lo que ésta es una opción ideal.

PASO 3

Lavamos el apio, le quitamos las hebras y lo picamos muy finito.

Lavamos bien el pepino y lo cortamos en dados pequeños.

Enjuagamos las hojas de cilantro, las secamos con un paño y las picamos finitas.

PASO 4

Servimos los berberechos con su agua, el apio, los dados de pepino y las hojas de cilantro picadas.

Limpiar los berberechos

Limpiar los berberechos

Aunque los berberechos se venden generalmente depurados, es recomendable tenerlos un tiempo sumergidos en agua salada para asegurarnos de que estén perfectamente limpios.

Los tendremos 2 horas en un recipiente con agua fría y sal, aproximadamente 2 cucharadas por litro, de esta forma, soltarán toda la arenilla e impurezas que puedan contener.

Por último, los enjuagamos en el grifo bajo un chorro de agua fría y descartamos aquellos que estén abiertos o tengan las conchas rotas.