El petitchef >> Postres >> Bizcocho de limón y canela

Bizcocho de limón y canela

Bizcocho de limón y canela

Tiempo de preparación: 45-50 minutos.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 huevos (200 g sin cáscara).
  • 150 g de harina floja.
  • 140 g de azúcar glas.
  • 80 g de mantequilla.
  • 8 g de levadura química.
  • La ralladura de la piel de 1 limón.
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • Una pizca de sal.

Molde desmontable circular de 18 cm.

Recuerda sacar los huevos y la mantequilla de la nevera una hora antes de empezar para que se encuentren a temperatura ambiente.

Ver foto de ingredientes

Elaboración




PASO 1

La harina apropiada para elaborar bizcochos es la floja, que al absorber menos líquido, forma una masa más ligera, además, por su bajo contenido en gluten será menos elástica, lo que hará más difícil que pueda contraerse durante el horneado o resultar correosa.

En primer lugar, mezclamos la harina con la levadura y la canela. La tamizamos pasándola por un tamiz o un colador de malla fina para esponjarla y eliminar los grumos.

Nota: Se considera que una harina es floja cuando su contenido en proteínas es menor del 10% (viene indicado en el paquete). Para bizcochos son ideales las que contienen un 8-9% de proteínas.

PASO 2

Lavamos bien la piel del limón y la rallamos, pero sólo la parte amarilla, la parte blanca es amarga y apenas aporta sabor.

Nota: si quieres dar al bizcocho un sabor más intenso, utiliza la piel de un limón y medio.

PASO 3

Engrasamos y enharinamos el molde para evitar que el bizcocho se pegue. Primero lo pintamos con una fina capa de mantequilla y seguidamente, espolvoreamos una cucharada de harina por encima.

Extendemos la harina agitando el molde e inclinándolo para que caiga sobre las paredes hasta cubrir completamente toda la superficie.

Por último, damos la vuelta al molde y lo golpeamos suavemente para retirar la harina sobrante.

Es importante que no transcurra mucho tiempo desde que terminemos de preparar la masa hasta que la introduzcamos en el horno, por eso, engrasamos el molde antes de empezar y encendemos el horno a 170 ºC para que se vaya calentando.

PASO 4

Separamos las yemas de las claras.

Ponemos las yemas en un cuenco con 100 g de azúcar. Las batimos a velocidad media hasta doblar su volumen y obtener una crema blanquecina, ligeramente espesa. Este proceso se conoce como blanquear las yemas.


Nota: Saca los huevos de la nevera 1 hora antes de empezar para que se encuentren a temperatura ambiente. Si lo has olvidado, la solución es sumergirlos en agua templada durante 10 minutos.

PASO 5

Ponemos las claras en un bol con una pizca de sal y las montamos a punto de nieve con las varillas de la batidora a velocidad media, durante unos 2 o 3 minutos.

Añadimos 40 g de azúcar glas, previamente tamizado, y seguimos batiendo hasta obtener una espuma firme y brillante.

Retiramos 2 cucharadas de las claras montadas, que utilizaremos más adelante para esponjar la mantequilla.

Ver como montar claras en detalle

PASO 6

Al montar las claras, se forman pequeñas burbujas de aire que quedan atrapadas en el huevo y dan esponjosidad al bizcocho, por lo que al incorporar el resto de ingredientes debemos hacerlo con la máxima delicadeza para no perder este aire.

Mezclamos los ingredientes con una lengua de repostería o una espátula, pero nunca con las varillas que sacarían el aire de la masa.

En primer lugar, mezclamos las claras montadas con las yemas con movimientos envolventes.

A continuación, añadimos la harina en 2 o 3 tandas para que el peso no hunda la masa y la mezclamos con movimientos envolventes, suavemente, hasta obtener una masa homogénea y esponjosa.

PASO 7

La mantequilla debe estar blanda, con una textura cremosa, para esto, simplemente hay que sacarla de la nevera 1 hora antes de empezar.

Mezclamos la mantequilla con las 2 cucharadas de claras montadas que habíamos reservado anteriormente para conseguir una textura más ligera y esponjosa. Seguidamente, la mezclamos con la masa.

Nota: Si olvidas sacar la mantequilla de la nevera, puedes meterla unos segundos en el microondas a mínima potencia, pero vigilando que no se funda completamente y sobre todo, que no esté caliente al mezclarla con la masa.

PASO 8

Introducimos la masa en el molde, sin llenarlo más de 2/3 de su volumen.

Un error común es golpear el molde para enrasar la masa, esto provoca que el aire se salga. Nivelamos la masa con una cuchara sin insistir demasiado porque durante el horneado se asentará perfectamente.

Lo horneamos a 170 ºC, entre 35 y 40 minutos. Para saber si el bizcocho está bien cocido introducimos un palillo hasta el centro, si lo sacamos limpio y seco, sin restos de masa o humedad, estará listo.

Por último, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Espolvoreamos azúcar glas por encima con la ayuda de un colador y listo.

Nota: No abras el horno hasta que hayan pasado los primeros 25 minutos de cocción y el bizcocho ya haya subido.

Técnicas de cocina

Todo sobre los bizcochos


También podrían interesarte