Cortar el jengibre



Cortaremos un trozo de la raíz del tamaño que vayamos a utilizar en nuestra receta.

La mejor forma de pelar el jengibre es raspar la superficie con una cuchara, tal y como se muestra en la imagen. De esta manera desaprovechamos menos producto que al utilizar un cuchillo o un pelador de verduras.



Picar el jengibre



Apoyamos el trozo en una tabla y realizamos una serie de cortes longitudinales como los que se muestran en la imagen, de esta forma, obtendremos unas finas láminas de jengibre.


A continuación, apilamos unas cuantas láminas y las cortamos longitudinalmente, obteniendo tiras finas.

Cuanto más finas cortes las tiras, más picadito quedará el jengibre al final.



Por último, juntamos unas cuantas tiras, las sujetamos bien, y hacemos una serie de cortes transversales, de esta forma, tendremos el jengibre picado.





Como utilizar el jengibre

El jengibre es uno de los condimentos más usado en la cocina oriental, utilizamos la raíz de esta planta para dar a nuestros platos un sabor dulce y muy aromático.

El sabor del jengibre es muy intenso, algo picante y muy aromático, por lo que conviene tener cuidado con las cantidades, empezar añadiendo muy poca cantidad, sobre todo si no estáis familiarizados con su sabor.

Al cocinarlo pierde parte de su sabor picante y es mucho más agradable.

Por otra parte, se atribuyen muchas propiedades medicinales al jengibre, fundamentalmente relacionadas con el aparato digestivo.

Como almacenarlo

Pueden aguantar en un lugar fresco 2 o 3 semanas, guardándolos sin pelar.