Cortar el calabacín

Cortar en tiras



LÁMINAS DE CALABACÍN

Apoyamos los trozos sobre su base y realizamos una serie de cortes paralelos, como se muestra en la imagen, de esta forma obtendremos las láminas de calabacín.


TIRAS DE CALABACÍN

A continuación, apilamos unas cuantas láminas y las cortamos longitudinalmente, en tiras tan finas como se requiera en la receta.

Estas tiras reciben distintos nombres, que dependen del grosor con que se corten, dos ejemplos son:

Corte en juliana:pequeñas tiras con el grosor de un fósforo (2 mm de ancho por 2 mm de espesor) y un largo no mayor de 6 cm.

Corte en bastoncitos: tiras de 5 a 6 mm de ancho por 6 cm de largo.




Cortar en dados


Juntamos las tiras y realizamos una serie de cortes transversales, así obtendremos los cubos de calabacín.

Existen distintos nombres para estos cortes, que dependen del tamaño de los cubos, dos ejemplos son:

Corte Brunoise: un corte en pequeños cubos de 2 mm de lado.

Corte Parmentier: un corte en cubos de 1 cm de lado aproximadamente.

Cortar en rodajas


Se corta el calabacín en rodajas de la forma que se muestra en la imagen, con el grosor que se requiera en la receta.






Pelar el calabacín

En la piel del calabacín se concentra una gran parte de los nutrientes de este vegetal, por eso, no siempre nos interesará retirarla; el inconveniente es que presenta un sabor bastante amargo que puede estropear algunas elaboraciones. Cuando sea necesario quitar la piel, lo podremos hacer utilizando un pelador de verduras.





Al comprarlos

Para ser un buen calabacín, tiene que mostrar una piel de un bonito color verde brillante y sin manchas. Debemos elegir calabacines que sean firmes al tacto, pesados y de un tamaño pequeño o mediano, es preferible no comprarlos si tienen un tamaño demasiado grande, ya que serán mucho menos tiernos.

Como almacenarlos

Se conserva bien durante 2 semanas en el cajón de las verduras de la nevera, separado de frutas y tomates, ya que es sensible al etileno (gas que éstos desprenden durante su almacenamiento como consecuencia de la respiración), por lo que puede llegar a alterarse con rapidez.