El petitchef >> Pescados >> Mejillones tigre

Mejillones tigre

Mejillones tigre

Tiempo de preparación: 40-45 minutos (más 1 ó 2 horas de reposo de la masa).

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de mejillones.
  • 250-300 g de gambas frescas (opcional).
  • 40-50 g de mantequilla.
  • 40-50 g de harina (3 cucharadas).
  • 1/2 l de leche (2 vasos).
  • 1 ó 2 huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite, nuez moscada, pimienta y sal.
  • Opcionalmente podemos añadir alguna especia picante, como la cayena.
Ver foto de ingredientes

Elaboración




PASO 1

Limpiamos los mejillones

Con el borde plano del cuchillo (para no estropearlo), golpeamos los restos duros pegados a las conchas.

Seguidamente, los raspamos con un cuchillo viejo, un estropajo, o un cepillo de cerdas duras para eliminar todo tipo de adherencias.

A continuación retiraríamos los filamentos estropajosos (biso) cortándolos con un cuchillo, pero como en el siguiente paso vamos a sacar los mejillones de sus conchas, nos resultará más sencillo quitárselos entonces.

PASO 2

Abrimos los mejillones al vapor.

Ponemos un chorrito de agua en una cazuela grande a calentar a fuego fuerte.

Cuando el agua comience a hervir, echamos los mejillones, tapamos la cazuela y los cocemos durante 3 minutos.

Los retiramos del fuego y los dejamos enfriar.

PASO 3

Sacamos los mejillones de sus conchas y les quitamos los filamentos estropajosos.

Pelamos las gambas.

Cortamos las gambas y los mejillones en 3 ó 4 trozos.

Los reservamos.

PASO 4

Esta operación no es imprescindible, pero como las conchas van a formar parte del plato conviene introducirlas en agua hirviendo 1 ó 2 minutos, así nos aseguramos de que estén bien limpias de arena y bacterias.

PASO 5

Preparamos una bechamel de cebolla.

Pelamos la cebolla y la picamos muy finita.

Ponemos 3 cucharadas de aceite a calentar en una cazuela o sartén amplia.

Añadimos la cebolla y la cocinamos a fuego medio hasta que adquiera un ligero color dorado (8-10 minutos), removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera.

Bajamos un poco el fuego. Añadimos la mantequilla y esperamos a que se derrita.

PASO 6

Seguidamente incorporamos la harina, y la disolvemos en la mantequilla removiendo con unas varillas hasta obtener una pasta ligera. La cocemos a fuego lento 1 ó 2 minutos para que la harina pierda el sabor a crudo.

A continuación, agregamos la leche poco a poco, removiendo enérgicamente para evitar que se formen grumos. Una vez incorporada la leche, subimos el fuego para llevar la salsa a ebullición (sin dejar de remover).

Cuando rompa a hervir, volvemos a bajar el fuego y lo cocemos entre 15 y 20 minutos a fuego muy lento, removiendo constantemente con una cuchara.

Por último, añadimos los mejillones y las gambas y sazonamos con sal, pimienta negra molida y una pizca de nuez moscada. Lo dejamos en el fuego 2 ó 3 minutos más y listo.

PASO 7

Rellenamos las conchas con la bechamel, como se muestra en la imagen.

Los empanamos untándolos bien de huevo batido por todas partes y pasándolos por pan rallado hasta conseguir una capa consistente.

Nota: si dispones de tiempo suficiente, deja reposar 1 ó 2 horas la masa antes de rellenar las conchas.

PASO 8

Ponemos una sartén o cazo pequeño con abundante aceite a calentar a fuego fuerte.

Cuando el aceite esté bien caliente freímos los mejillones, aproximadamente durante 3-4 minutos, hasta que el empanado adquiera un bonito color dorado.

Al sacarlos, los ponemos sobre un papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de aceite.

La temperatura idónea para freír los mejillones oscila entre 180 y 190 ºC, pero si no tienes un termómetro de cocina, echa una miga de pan en el aceite, y si sube rápidamente a la superficie sin tocar el fondo se encuentra en la temperatura ideal.

Notas



Sobre los mejillones

Los mejillones se pueden cocinar de muchas formas diferentes, son muy nutritivos y tienen un delicioso sabor a mar; pero como ocurre con casi todos los mariscos, debemos tomar algunas precauciones para evitar posibles intoxicaciones:

No los compres si no huelen a fresco o los sientes muy ligeros al cogerlos en la mano.

Tira los mejillones con las conchas rotas o que estén abiertos (si no se cierran tras dar unos golpecitos en la concha).

Descarta los mejillones que no se hayan abierto tras la cocción, y jamás intentes abrirlos con un cuchillo o de forma similar.

Cultura gastronómica

Las conchas de los mejillones están formadas por dos láminas duras y móviles llamadas valvas. En el extremo picudo del mejillón se encuentra el biso, unas barbas o filamentos estropajosos que utilizan para agarrarse a las rocas.